TEL 96 155 06 78
Plataforma Educamos

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más info

Aceptar

Encuentro de oración. 14 noviembre 2017

CASTILLO INTERIOR

Comenzamos un camino de búsqueda y encuentro…

Si la meta de familia teresiana es la búsqueda y el encuentro personal con Jesús, y uno de los pilares referenciales para conseguirlo es Teresa, parece obvio que en nuestros encuentros ella alcance un lugar de preferencia.

Nos reunimos esta noche otoñal en el oratorio del colegio alrededor de una treintena de amigos teresianos para orar. Y lo hacemos, como tenemos previsto para este curso, con el tema de Las Moradas, un proceso con Teresa de Jesús que nos ayude a avanzar en nuestra relación personal con Dios para más y mejor conocerlo, amarlo e identificarnos con Él. He ahí el objetivo de este proceso de oración con el Castillo interior.

Como ambientación, contemplamos la proyección del vídeo, que nos muestra un recorrido por las siete moradas, y que nos adentra en el yo más profundo y nos prepara para sentirnos y notarnos habitadas por el misterio de Dios, acompañadas por la experiencia de Teresa.

Desde la primera Morada y con el canto Estar (estar y saberse allá dentro… sin palabras, sin ruidos… solo amor y silencio) nos preparamos y, desde ese silencio íntimo, como lluvia que gotea mansamente, van cayendo las palabras de Teresa en el comienzo de su primera morada, que nos ayudan a llegar al fondo secreto adonde pasan las cosas de mucho secreto entre Dios y el alma.
El silencio orante y las palabras de Teresa como resonancia, van creando un ambiente de intimidad oracional, de búsqueda y encuentro personal que lleguen a planteamientos profundos como profundo es el objetivo de nuestra oración con Teresa para que la oración sea para la vida hasta que la vida se haga oración.

Este primer paso nos lleva a la consideración y el compromiso personal: qué hacer: aprender a orar con la Santa. Para ello se van leyendo e interiorizando diversos modos y caminos por los que llegar a la oración, a considerar la persona que soy, a conocerme y a concienciarme más de la imagen de la que soy hecha. Para esto, hemos escuchado una selección de textos que puedan ayudarnos y animarnos a este conocimiento propio, personal, a la realidad de cada uno, y la de nuestro mundo. Y esto para alabarle, darle gracias y hacer continuidad nuestro compromiso de oración.

Hechas estas personalizaciones, hemos compartido en pequeños grupos lo que cada uno descubre y lo que le ayuda a entrar dentro y a sentirse “encontrado” con Él.

Como gesto de esa riqueza interior de la que somos portadores, nos acercamos uno a uno al sagrario en cuya base se simulan las murallas formadas por piezas de un “castillo” en diferentes colores, que recogemos y llevamos como símbolo para iniciar el camino, mientras cantamos: Lo llevamos todo dentro.

FTN3
FTN2
FTN1

 

 

TOP