TEL 96 155 06 78
Plataforma Educamos

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más info

Aceptar

Pacto Educativo Global

El Pacto Educativo Global es una iniciativa del Papa Francisco para dialogar sobre el modo en que estamos construyendo el futuro del planeta; una llamada a unir esfuerzos y realizar una transformación cultural profunda, integral y de largo plazo a través de la educación.

"Educar es siempre un acto de esperanza que invita a la participación y a la transformación".

Un mundo abrazado por una figura humana, con los colores verde, azul y dorado, componen el logo oficial del Pacto Educativo Global. En el centro del mundo está la persona que realiza una acción de cuidado y protección de la Casa Común que le ha sido confiada. La línea del círculo simboliza a Dios, y expresa el principio y el fin de todo: el ser, la totalidad. El verde recuerda la naturaleza, el crecimiento, la renovación y también la esperanza, la posibilidad de “sembrar” sueños proféticos. El azul, nuestra dimensión espiritual y la paz. Una pincelada de oro representa la luz, lo sagrado, porque todo pacto y alianza por el bien común tiene algo de sagrado.

 

Claves del PEG

Para llevar a cabo el PEG es necesario un camino educativo que involucre a todos, es necesario hacer una alianza entre todos los componentes de la persona: entre el estudio y la vida; entre las generaciones; entre los docentes, estudiantes, familias y sociedad civil... Una alianza entre los habitantes de la Tierra y la "casa común". Una alianza que suscite PAZ, JUSTICIA Y ACOGIDA entre todos los pueblos de la familia humana, como también de diálogo entre las religiones. Para ello, es necesario tener en cuenta tres claves:

  • La primera de ellas es tener la valentía de colocar a la persona en el centro. Para esto se requiere firmar un pacto que anime los procesos educativos formales e informales que no pueden ignorar que todo en el mundo está íntimamente conectado y que se necesita encontrar, otros modos de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso. Poner en el centro el valor de cada criatura, en relación con las personas y con la realidad que las circunda, y se propone un estilo de vida que rechace la cultura del descartePEG ig
  • La segunda clave es tener la valentía de invertir las mejores energías con creatividad y responsabilidad. La acción propositiva y confiada abre la educación hacia una planificación a largo plazo, que no se detenga en lo estático de las condiciones. De este modo tendremos personas abiertas, responsables, disponibles para encontrar el tiempo para la escucha, el diálogo y la reflexión, y capaces de construir un tejido de relaciones con las familias, entre las generaciones y con las diversas expresiones de la sociedad civil, de modo que se componga un nuevo humanismo.
  • La última clave es tener la valentía de formar personas disponibles que se pongan al servicio de la comunidad. El servicio es un pilar de la cultura del encuentro, servir significa trabajar al lado de los más necesitados, establecer con ellos ante todo relaciones humanas, de cercanía, vínculos de solidaridad.

 

 

 

TOP