TEL 96 155 06 78
Plataforma Educamos

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más info

Aceptar

Encuentro de oración 15 de enero de 2019

CASTILLO INTERIOR

VI MORADAS.

EL AMOR TAMBIÉN SE APRENDE.

Nos reunimos en el oratorio de la Residencia, después de un día de trabajo, dispuestos a entrar en nuestro interior y ESTAR, estar un rato con Jesús, a través de Teresa y entrar dentro y descubrir el silencio y ponernos en diálogo con Él que está ahí… Y todo con alegría.

A esto nos invitaba el ambiente y la preparación, después de recoger cada uno el folleto con textos, todos de Teresa de Jesús, en sus VI Moradas. Nos introduce el canto Estar, tan solo estar…. Solo amor y silencio.

Se va preparando cada fragmento del texto con una introducción, cuyo hilo conductor se basa en aprender, buscar, encontrarse, sellar… Y con una búsqueda apasionada y transformadora que nos vaya llevando al amor.image005
Se insiste, también con preparación y texto en que esta búsqueda se vaya sustentando con la vida de cada día, en donde las situaciones reales vayan siendo el “caldo de cultivo” y fuente de aprendizaje para amar apasionadamente. De ahí, muy oportuno, el canto Dichoso el corazón enamorado, donde el deseo de gozarle y seguirle supone una fuerte llamada y ayuda para conseguir la meta de este amor.

 

Después de cada fragmento, es el silencio interior el que, durante unos minutos va labrando el seguimiento, el diálogo… el
amanecer aun en las vicisitudes de la vida diaria. Así, alternando canto, palabra de Teresa y silencio interior, y consiguiendo el deseado diálogo con Él, se nos ofrecen las hablas, la “chispa” o moción que Dios va dejando caer en cada persona. Y todo esto sin cansancios y sin miedos; sin entenderlo…, volar hacia donde el espíritu nos guíe.

Una oración la de esta tarde en la que el ambiente respiraba oración y oración. Los cantos No me canso de ti, de estar contigo, de estar junto a ti, el Muero porque no muero…, y el Solo Dios basta, cerraron este denso encuentro de la Familia Teresiana.

Al final se invitó a celebrar la FIESTA DE SAN ENRIQUE DE OSSÓ participando en Santo Espíritu, el 26 por la noche, a las 21,00h de la celebración del Tránsito en la que cada año los PP. Franciscanos viven y nos hacen vivir el recuerdo entrañable de su muerte. Y en la Eucaristía de las 12 de la mañana, el 27 de enero, domingo, en la Parroquia Sagrada Familia recordando a San Enrique, sacerdote, maestro y catequista.

image003

TOP