TEL 96 155 06 78
Plataforma Educamos

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más info

Aceptar

Pablo González obtiene una mención honorífica en la Olimpiada Nacional de Química

Este septiembre se realizó la prueba nacional de la Olimpiada Química y nuestro alumno obtuvo excelentes resultados.
De ella ha obtenido una gran experiencia, una beca para sus estudios y una mención de honor.
Pablo comparte toda esta experiencia a continuación.
¡Enhorabuena Pablo! Estamos seguros que la etapa que inicias en la Universidad será igual de exitosa.

"El pasado mes de noviembre, hace ya casi un año, desde la asignatura de química de segundo de Bachillerato se me presentó la posibilidad de participar en la Olimpiada Química, organizada por la Universidad de Valencia. Esta prueba, realizada en la Facultad de Química, consistía en un examen de dos partes; primero, una colección de tres problemas, y la otra, un cuestionario de 25 preguntas de todo tipo.La duración era de 90 y 60 minutos respectivamente. El contenido del examen era el visto en clase hasta entonces, aunque las preguntas no eran las típicas que podrían salir en un examen del colegio, pues se necesitaba, además, un poco de ingenio para poder obtener las soluciones. Por este motivo me gustó participar en el evento, pues considero que puede ser interesante poner a prueba lo aprendido en clase en un ambiente distinto(fuera del aula habitual y sin los profesores del colegio), teniendo en cuenta también que no había ninguna presión por obtener buenos resultados, se podría decir que era totalmente por "diversión".
Al cabo de un par de semanas, me informaron de que había logrado obtener uno de los mejores 20 resultados, este hecho conllevaba dos cosas. En primer lugar, que podría participar en la fase local de la Olimpiada, junto con los otros 19 clasificados; y en segundo lugar, que podría acudir a un seminario formativo en la Facultad de Química. Éste estaba compuesto por 12 sesiones de 4 horas cada una, en las que se impartía un temario similar al de segundo de bachiller pero visto en mayor profundidad, con tal de prepararnos para las siguientes fases de la Olimpiada. Durante estas sesiones aprendimos mucho, y además, nos permitió hacernos una idea sobre cómo funcionan las clases universitarias, por lo que sirvió como preparación para nuestro futuro en la universidad.
La primera semana de marzo tuvo lugar la fase local, en la que hicimos un examen similar al primero, estructurado de nuevo en esas dos partes pero con la diferencia de que se incluía todo el temario visto en el seminario. Nuevamente, las preguntas de este examen eran bastante complicadas, aunque después de un tiempo de lectura atenta y reflexión podían resolverse. Como resultado quedé en tercer lugar de los presentados por la UPV, por lo que gané una beca para el estudio además de la participación en la Olimpiada Nacional de Química, organizada por la RSEQ (Real Sociedad Española de Química).
No obstante, fue en este momento en el que empezó la cuarentena. Consecuentemente, se cancelaron las sesiones restantes del seminario y la Olimpiada Nacional se suspendió hasta nuevo aviso. Tras todo un verano de espera e incertidumbre, ya que no sabíamos ni si se haría, nos informaron de que se celebraría la Olimpiada Nacional pero de una manera un tanto distinta, a modo de arreglo para no cancelarla completamente. De esta forma, tuvo lugar el día 16 de septiembre de forma telemática, a través de la plataforma del aula virtual de la UV, donde realizamos un cuestionario de 60 preguntas con una duración de 150 minutos. Al ser mediante ordenador y únicamente de tipo test, este examen resultó más cómodo de hacer y el ambiente fue más relajado, por lo tanto fue una experiencia agradable que además, sirvió un poco como recordatorio de todo lo que había aprendido a lo largo del último año. Como resultado final obtuve una mención honorífica otorgada por la RSEQ, quedando en el puesto 17 de 98 en esta última fase de la Olimpiada.
Ahora que ya todo ha terminado, puedo afirmar que el haber vivido toda esta experiencia ha sido algo positivo para mi formación, ya que he obtenido muchos conocimientos académicos y he descubierto todo un mundo en la química que me era desconocido. También, ha sido una vivencia muy disfrutable en compañía de profesores y compañeros, tanto del colegio, como nuevos conocidos de la universidad. La estancia en el campus de Burjassot, hacía que la experiencia se sintiera muy novedosa y fuera del espacio que suelo frecuentar en el colegio.
A los alumnos de Bachiller o ESO que lean esto, les recomiendo que aprovechen todas las oportunidades que tengan, ya que nunca sabes lo que puedes encontrarte o hasta donde vas a llegar; si desaprovechas estas oportunidades, puede que nunca conozcas algo que te fascinaría y que hasta entonces no sabías ni de su existencia, sea la ciencia, el arte, el deporte o cualquier disciplina. Al fin y al cabo, no tienes nada que perder y lo importante es intentarlo."

Pablo González

IMG0985
medallero2020

TOP